la otra

Revista

de prensa

...

010.jpg
Viernes 16 de Diciembre de 2016

Siria es un recordatorio de la necesidad de coherencia. Aquellos que nos opusimos con vehemencia a las desastrosas guerras en Irak y Libia no somos defensores de Putin o Asad. Del mismo modo, los que atacan a los críticos de la intervención occidental deberían tener más humildad en relación a Irak y Libia: por los cientos de miles de muertos, el conflicto sectario, los millones de desplazados y traumatizados, los grupos extremistas que prosperan dentro del caos. Deberían hablar sobre la alianza occidental con una dictadura como Arabia Saudí, adicta a las decapitaciones, que exporta extremismo y que está masacrando a civiles yemeníes con bombas fabricadas en Reino Unido ... Si estás en contra de los crímenes de guerra, si estás en contra del asesinato de civiles, deberías levantar la voz contra quien sea el responsable. No existe contradicción en oponerse a los crímenes de la política exterior de Occidente o Rusia, o en denunciar tanto los bombardeos de Siria o de Arabia Saudí ...
Las bombas británicas no habrían salvado Alepo
Owen Jones - The Guardian, El Diario