la otra

Revista

de prensa

...

023.jpg
Viernes 03 de Junio de 2016

Inglaterra, 1842. Ante el rechazo de los capitales al aumento de salario, mientras volaba sin límites el costo de la vida, a la reducción de la jornada laboral y el rechazo gubernamental de un pedido firmado por 15.000 personas a favor del sufragio universal -un pedido que alcanzó rápidamente los tres millones de firmas– surgió un enorme movimiento social: la primera huelga general del mundo. “Bloquear… es inaceptable” protestan indignados el primer ministro, los patrones y la prensa de los privilegiados ... Hoy en Francia, 2016. Sordo al pedido de más de un millón de firmantes, de los sindicatos y del Parlamento, como un autista ante la cólera de una juventud que se pone “de pie”, el gobierno declara que “bloquear… es inaceptable y que no se puede bloquear a un país… atacar así los intereses económicos de Francia”. Olvida que sin la huelga, el sabotaje, el bloqueo y las luchas sociales, estaríamos viviendo todavía en el mundo de Dickens y Zola, del trabajo infantil y del sufragio selectivo...
Sin huelgas ni bloqueos nos hallaríamos aún en los tiempos de Zola, de Dickens y del trabajo infantil
Christophe Bonneuil - Basta!, vía Rebelión